Comunidades de Cafh - Una opción de vida

Cafh


Consagrar cada día de la vida a la realización del bien que anhelamos para el mundo.

“…cuando cada ser humano vive con plenitud interior, genera paz y armonía en el entorno.”


¿Qué es una Comunidad de Cafh?


Es un proyecto de vida para quienes nos sentimos atraídos por la idea de la ofrenda. Toda nuestra vida está dedicada al desarrollo de la conciencia, de la participación y a hacer de la renuncia nuestro modo de vivir. Pensamos que, si anhelamos que en el mundo haya paz, armonía y bienestar, debemos hacerla realidad en nuestras vidas. Este es el desafío que hemos asumido como grupo, ya que entendemos que cuando cada ser humano vive con plenitud interior, genera paz y armonía en el entorno.

Nuestras Comunidades están formadas por personas del mismo sexo, de diferentes edades y provenientes de distintas culturas. Esta diversidad enriquece nuestras vidas y nuestras posibilidades de desenvolvimiento.


¿Por qué elegimos vivir en Comunidad?

 

 


Quienes vivimos en Comunidad respondemos a un llamado interior, que se manifiesta en la decisión de ofrendar nuestras vidas al ideal espiritual de Renuncia.

Nuestra razón de ser es dedicamos totalmente al trabajo de desenvolvimiento espiritual:

* Aprendiendo a expandir nuestro amor y a relacionamos armónicamente.

* Trabajando en equipo e integrando las diferencias individuales.

* Cultivando la amistad espiritual.


¿Cómo puedo darme cuenta de que la vida de Comunidad es para mí?


Elegir la vida de Comunidad es la respuesta a una búsqueda interior muy concreta y definida, y  se puede manifestar de muchas maneras. Quien la experimenta puede sentir sin ninguna duda, de que concretar este anhelo es su único interés.

Quien tiene esta vocación busca hacer del mundo su casa, de todos los seres humanos su familia y se siente impelido por una fuerza interior a buscar con todo su ser la unión con lo divino.


Vida en Comunidad


Compartir un mismo ideal, un mismo proyecto de vida


Como miembros de Cafh sabemos que el desenvolvimiento espiritual implica dar sentido a nuestra vida desarrollando actitudes positivas y relaciones armónicas con todos los seres y todas las cosas.

Nosotros encontramos en la vida de Comunidad el medio adecuado para realizar estos principios.

Nuestras Comunidades están formadas por un grupo de personas que comparten un mismo ideal, un método de vida y un compromiso que impulsa esta elección.

Vivimos en celibato como expresión de ofrenda, reserva de energías y disponibilidad total a las necesidades de la Obra de Cafh.


¿Cómo vivimos en Comunidad?


Vivimos de acuerdo con un método de vida organizado en un horario que se aplica a todos los momentos del día, con el fin de mantener actualizada nuestra intención de ofrenda.

Procuramos distribuir nuestro día armónicamente entre distintas actividades como la meditación, la oración, el estudio, el trabajo, la lectura y el esparcimiento, en un ambiente que procura dar espacio al silencio, a la armonía, a la participación y al trabajo en equipo, respetando siempre el espacio interior de cada uno.

  • Consideramos que el trabajo es un medio de participación con el esfuerzo que hacen día a día todos los seres humanos.
  • Consideramos que la oración es un medio que expresa voluntad de conexión con lo divino en cada acto de la vida. Mediante su práctica mantenemos y profundizamos este contacto.
  • Utilizamos el diálogo para compartir ideas, resolver nuestras dificultades y establecer acuerdos.
  • El servicio a los demás es también para nosotros una forma de buscar lo divino.

¿Cómo se sostiene la Comunidad? 


Hemos desarrollado diferentes fuentes de trabajo de acuerdo con las características y ubicación de cada Comunidad, tales como: colegios, jardines infantiles, industrias de diversos tipos, actividades agrícola-ganaderas y servicios de Internet, entre otros.

Nuestro trabajo, además de ser una fuente de ingresos para la subsistencia y el desarrollo de diferentes obras sociales, se constituye en un medio de aplicación práctica de nuestros ideales.

En el trato diario con quienes trabajamos aprendemos a cultivar las relaciones interpersonales y a participar de manera efectiva en el esfuerzo que realizan día a día todos los seres humanos.


¿Qué implica la renuncia en la vida de Comunidad?


Nuestra vida está basada en un ideal y una vocación comunes. Es por esta razón que renunciamos voluntariamente a realizar una vida personal en todos los ámbitos. Practicamos el celibato como expresión de ofrenda, reserva de energías y disponibilidad total a las necesidades de la Obra.

  • En lo relacional, aprendemos a convivir con personas diferentes y esto nos conduce a la aceptación de la diversidad.
  • En lo intelectual, aportamos nuestras capacidades y conocimientos a la Comunidad, desarrollándolos en función de los diversos trabajos y estudios que el grupo realiza.
  • En lo anímico,  ponemos nuestra voluntad, afectos e intereses personales al servido del bien común.

Al renunciar a una noción limitada de lo que somos, aprendemos a expandir la visión de nosotros mismos y también de la vida en general.


¿Dónde estamos?


Hemos formado Comunidades de Cafh en:

  • Argentina
  • Chile
  • Brasil,
  • Colombia
  • Costa Rica
  • EE. UU.

 

Si desea escribirnos, puede hacerlo a:

info@com.cafh.org

o visitarnos en:

www.cafh.org